Trilogía para los Perdidos

Trilogía para los Perdidos

I. Mi Cuerpo

Mi cuerpo no te pertenece.
Nunca fue tuyo.

No importa todo lo que te amo,
Mi cuerpo no es de nadie.
Sólo de papá,
Mi maestro.
Sólo de mamá,
Mi criadora.
Sólo del Espíritu de Dios.

Dame de vuelta mi carne.
No te nutrirá más.
Mi dulce sudor
No te calentará en el frío.
Mis lágrimas agrias
No te darán bebida alcohólica.
Y mis ojos de luz infinita
Nunca te volverán a permitir
Una salida de este planeta
Hacia las estrellas
O paraísos del más allá.

Porque mi piel
Sólo es tesoro
Arma y refugio
Para los espíritus Mexicas
Soberanos del imperio
A quienes les debo
Mi realidad,
Mi cuerpo.

II. Mi corazón

Mi corazón ya no tiene dueño,
No le pertenece a nadie
Menos a mi tierra,
Y aquellos ángeles de mi guardia,
A los cosechadores de mis órganos
La señora de la nevería
El elotero de la calle
Los primos de mi cuadra
El grito de Don Miguel.

Y ya cosechado
Con toda la ternura del mundo
Late duro y suave
Nutriendo mis venas
Con la morena sangre de
Los niños héroes.
Hiere como el veneno
De mi Tito fallecido.
Espera al siguiente fiel
Amante, príncipe o caballero
Como espera igual
Regresar a casa
Volver a wela
Y tener dueño de nuevo.

III. Mi Alma

¿Quien guarda las llaves
De mi alma?
¿En donde están los secretos
Que nunca e descubrido
Acerca de las maravillas
Y pesadillas de mi ser?

Tal vez perdí las llaves
Cuando tu desapareciste.
O quizás me las robaste
Porque eras egoísta y malvado.
Me heriste
Para que nunca encuentre
Los verdaderos
Y profundos misterios
Que Dios me tiene planeados.

Pero,
Si alguien las encuentra,
Favor de cuidármelas
Para que cuando finalmente
Regrese a mi verdadero hogar
El candado de mi alma
Se rinda y se rompa en
Millones de pedacitos.

Quiero que mi alma pueda de nuevo.


Synchronicity

Synchronicity

Journey of a Queer Life

Journey of a Queer Life